Resumen de la primera temporada de “Vis a Vis”

La vida de Macarena Ferreiro, una joven triunfadora, bella y de buena familia, está a punto de cambiar para siempre. Su percepción de la realidad ya no volverá a ser la misma. El mundo que ha vivido hasta entonces se desmoronará para siempre.

Macarena Ferreiro entra en la prisión Cruz del Sur al comienzo de la serie por un delito de estafa, blanqueo y alzamiento de bienes, confiando que todo sea un error y estar en libertad en pocos días. Oculta su condena a su familia esperando que su estancia bajo rejas sea lo más tranquila posible y retomar su vida normal cuando salga. Pero desde el momento en que cruza la puerta se enfrentará a una realidad que no esperaba.

Dentro de prisión descubrirá lo mejor y peor de lo que es capaz una persona, no sólo en la figura de sus compañeras presas, sino en el de los funcionarios que deben velar por su seguridad y el cumplimiento de sus penas.

Entre las presas conocerá a la siempre positiva Rizos, a la maternal Sole, a la tierna pese a sus adicciones Tere, pero también a la despiadada Zulema, la siempre interesada y cruel Anabel o Saray, tan pasional como leal a Zulema.

Entre los funcionarios al atractivo Fabio – ex inspector reconvertido en carcelero-, al bonachón Palacios, a Miranda, directora del centro tan bienintencionada como poco eficaz en su gestión o al doctor Sandoval, médico de la prisión que bajo su educada apariencia oculta a un verdadero depredador sexual. También volverá a reencontrarse con el inspector Castillo, vinculado profesionalmente en el pasado con Fabio y al propio padre de Macarena, ahora policía jubilado.

Como bien indica Sole “la cárcel es una sucursal del infierno” y Macarena lo vivirá en su piel desde el primer minuto. El asesinato de Yolanda Montero, unas horas antes de salir libre, ocultará muchos secretos: responsable de un robo de varios millones, ocultos para las autoridades, encontrarlos se convertirá en el motor tanto de Macarena como de su adversaria Zulema. Esta búsqueda del botín irá, poco a poco, corrompiendo a las personas que le esperan fuera de Cruz del Sur: a su padre Leopoldo, que irá trasgrediendo todas las leyes que prometió cumplir; a su hermano Héctor cuya vida se desintegra a cada paso que dé o a su madre al borde del colapso mental en cualquier momento.

Esta búsqueda acabará enfrentando a los aliados de Macarena y Zulema (su novio “el egipcio”, asesino en busca y captura internacional). El juego del gato y ratón de la familia Ferreiro y el egipcio se desarrolla durante la primera temporada fuera de la cárcel de Cruz del Sur: de las amenazas iniciales del asesino al principio pasaremos al secuestro (y tortura posterior) de éste por parte de los Ferreiro. Un juego cuyo objetivo final es conseguir el dinero que permita sacar a Macarena de su encierro. Sin embargo, este juego tendrá consecuencias letales cuando el egipcio huya y acabe asesinando a Lucía, la hija de la prometida de Héctor, pese a los deseos previos de los Ferreiro de acabar con todo y devolverle un dinero que parece maldito. El inspector Castillo, encargado de la investigación del crimen y de la captura de “el egipcio”, intentará persuadir siempre a los Ferreiro de que se relacionen con gente tan peligrosa, con escaso éxito.

Según avance la trama de la primera temporada el enfrentamiento entre Macarena y Zulema irá acentuándose. Con el apoyo incontestable de Sole, Macarena vivirá un vaivén de emociones, incluyendo las sentimentales. Maca se moverá entre la atracción que siente por Fabio y Rizos, a la que se aferra buscando calor y cariño de forma más o menos desesperada. La primera dificultada por el cumplimiento profesional del primero que tratará de ayudar a Maca para que obtenga su libertad; mientras la segunda por la presencia constante de la celosa Saray, que considera a Rizos de “su propiedad”.

La recta final de la temporada nos deparará un cliffhanger sorprendente: Zulema lleva preparando un plan de fuga toda esta temporada digna de Clint Eastwood en la Fuga de Alcatraz. Un plan que interrumpe inesperadamente Maca, convirtiéndose en rehén de Zulema y su banda. Obligada a entrar en el tubo que conduce al exterior, Maca descubrirá herido a Fabio, el único que sospechaba de las intenciones de Zulema. Un final que nos dejaba con el alma en vilo y deseando conocer cuál sería el destino de nuestras protagonistas.